Como las Casas y las Personas se Encuentran

Como las Casas y las Personas se Encuentran

Como las casas y las personas se encuentran. Hay casas que parecen estar esperando a su comprador ideal.

Esta conexión entre las casas y las personas es algo mágico. Es un vínculo que no se puede explicar, pero que se siente con el corazón.

He visto propiedades que han permanecido sin venderse, por un tiempo, hasta que finalmente encontraron a la persona adecuada. Es como si hubieran estado esperando a esa persona todo el tiempo.

Les contaré una pequeña historia. Esto comienza hace más de 15 años, estábamos vendiendo una casa, en una zona residencial de la ciudad. Era una gran casa, una excelente ubicación, en una avenida principal y cerca de todo. Tenía parques, templos, centros comerciales a su alrededor.

Cuando se comenzó la promoción de la venta llegaron muchas personas interesadas en conocer la casa, y de inmediato recibimos una oferta de compra, vamos a llamarlo Juan. Por lo tanto Juan fue el primero en que tenía la intención de comprar de la casa, pero luego tuvo que cancelar la compra.

La casa volvió a estar en venta y, en los siguientes días, hubo muchos otros interesados en comprarla, realizando cada uno de ellos su oferta de compra. La cual cada una de las ofertas era aceptada, y solo faltaba continuar el trámite, con la realización de un contrato privado de compra venta. Más sin embargo por una extraña razón cada una de las ofertas aceptadas tenía algo que impedía seguir adelante con la venta. Pasaron más de 8 intentos de compra venta sin poder realizarse.

Después de un mes, Juan regresó preguntando si aún seguía la casa disponible en venta, y era correcto, lo estaba esperando. Volvió a realizar su oferta de compra la cual fue aceptada nuevamente.

Magica conexion entre las casas y las personas

Y por arte de magia, todo el proceso de venta fue tan fácil y rápido, nada se complicaba. Se formalizó la operación inmobiliaria a través del contrato de compra venta. En la firma de dicho contrato, Juan con lágrimas en los ojos, comentaba que estaba muy feliz de que después de un mes la casa aún estaba disponible, ya que la interesaba mucho comprársela a sus Papás, ya que tenía todas las características que ellos necesitaban.

Hay cosas en la vida que están fuera de nuestro control. El destino, la suerte, la fortuna… Como dice el dicho, “cuando te toca, aunque te quites; cuando no te toca, aunque te pongas”.

    Tu nombre (requerido)

    Tu Email (requerido)

    Tu Teléfono (requerido)

    Asunto (requerido)

    Tu Mensaje

    ** Este es un artículo informativo. No es asesoría legal **